/¿QUÉ PODER TIENES? O lo que tú puedes hacer por el mundo.

¿QUÉ PODER TIENES? O lo que tú puedes hacer por el mundo.

“Siembra un pensamiento y cosecharás una acción;
siembra una acción y cosecharás un hábito;
siembra un hábito y cosecharás un carácter;
siembra un carácter y cosecharas un destino”.

Puede que te preocupe la limpieza de los océanos, la educación, los perros abandonados o los ancianos. Y puede que te gustaría hacer algo para ayudar. Pero, ¿qué puedes hacer tú?

Al fin y al cabo, no eres nadie, eres una simple persona humana, una persona normal. No te han dado súper poderes, no eres superdotado y tampoco destacas especialmente en ningún deporte. No te han elegido para ser la próxima superestrella del fútbol ni del baloncesto. Así que, ¿qué poder puedes tener tú?

Las personas normales llevan vidas normales. ¿No es así?

Si de verdad quieres hacer algo, algo grande, algo significativo, con esta mentalidad no vas a llegar a ningún sitio.

No digas no puedo ni en broma, porque el inconsciente no tiene sentido del humor, lo tomará en serio y te lo recordará cada vez que lo intentes”. Facundo Cabral.

Veámoslo desde otro punto de vista:

¿Quién era la Madre Teresa de Calcuta antes de ser famosa?

Una mujer que cuando cumplió 18 años se hizo monja, como muchas otras. Y, como una gran parte de ellas, se dedicó a la enseñanza. ¿Cuántas monjas conoces que den clase?

A sus 36 años cambió y creó un hogar para moribundos en Calcuta, una especie de centro sanitario para los más desfavorables enfermos de esta ciudad.

Esta pequeña mujer consiguió extenderlo y crear una organización no gubernamental (ONG) y en 1979 le otorgaron el Premio Nobel de la Paz.

Una pequeña mujer cambió el mundo entero.

¿Quién era Steve Jobs?

Un niño cuyos padres biológicos, unos adolescentes universitarios, le dieron en adopción, condicionando esta adopción a que sus padres tuvieran estudios universitarios y Steve fuera a la Universidad. Sus padres adoptivos finalmente fueron un maquinista de tren y una ama de casa que se comprometieron a ahorrar para que Steve pudiera ir a la Universidad.

Steve Jobs terminó en la Universidad Reed College de Portland, Oregón.

Tardó 6 meses en abandonarla. Pero se quedó como oyente 18 meses más, entre otras, a clase de caligrafía.

En 1974, junto a un amigo, comienza, a construir la idea que tenían de un ordenador casero en el garaje de su casa.

Steve Jobs terminó revolucionando el mundo de los ordenadores (Apple), de los teléfonos móviles (IPhone), de la música (IPod) y hasta de los dibujos animados (Pixar).

Un solo hombre que fue abandonado revolucionó la industria informática y el mundo tecnológico.

Eran sólo un hombre y una mujer, pero movieron el mundo, cambiaron su dirección y le hicieron bailar a su son.

Tuvieron un sueño y, pasito a pasito, lo hicieron realidad.

¿Cuál es tu sueño?

¿Qué te gustaría hacer?

Si fueras a ser famoso, ¿en quién te gustaría convertirte?

Puede que pienses que ellos eran especiales y que tú eres de lo más normal.

He querido poner sólo 2 ejemplos pero la realidad nos ha demostrado, desde siempre, que esto se repite una y otra vez.

Walter Disney era hijo de granjeros de un pequeño pueblo de Illinois, ¿quién podría imaginar que llegaría a dejar el legado más ansiado de todos los niños del mundo?

Sylvester Stallone, hijo de peluqueros, fue expulsado de varios colegio de Filadelfia y terminó ganando 3 estatuillas de los Óscar, 3 Globos de Oro y muchos premios más.

Cuando tenía 7 años Thomas Alva Edison acudió al colegio por primera vez, estuvo menos de 4 meses. Comunicaron a su madre que no era “apto” para estudiar. Su madre decidió ocuparse de su educación personalmente.

Su primer invento lo creó con tan sólo 21 años: un contador eléctrico de votos para el Congreso. Este invento fue un absoluto fracaso: nadie le vio la utilidad.

Llegó a patentar 1.093 inventos, entre ellos la bombilla eléctrica, el fonógrafo (para grabar y reproducir sonidos).

Y tú, ¿por qué no?

Muchas veces nos fijamos en el éxito que han conseguido las personas que admiramos, que salen en la televisión y en los medios de comunicación y no miramos más allá.

Vemos el resultado sin tener en cuenta el camino que les ha llevado llegar hasta allí.

Cuando miras las vidas que han tenido te haces consciente de que no han sido fáciles ni han estado exentas de problemas, dudas y con episodios tan difíciles que a veces se han planteado abandonar.

Cuando descubres sus vidas descubres cómo ni ellos mismos sabían de lo que eran capaces, de lo que han podido conseguir.

“Empieza haciendo o necesario, después lo posible, y de repente te encontrarás haciendo o imposible”. San Francisco de Asís.

Como ves han llegado muy, muy lejos.

Así que, te animo a tener una perspectiva diferente, a mirar tu futuro con varios tipos de ojos: los de ahora y los que te verán cuando tengas 30 años más. Los ojos de la inseguridad y los miedos que a veces tenemos, y los ojos de la ilusión y la pasión que te da trabajar para conseguir tus sueños, esos que hacen que te brille la cara cuando trabajas en tu vocación.

Porque, ¿sabes un secreto?

 

Tú puedes cambiar el mundo.

 

Un gran poder conlleva una gran responsabilidad (Tío Ben a Spiderman)