/MENTORING PARA COLEGIOS

MENTORING PARA COLEGIOS

En unos días van a dar comienzo unas sesiones de Mentoring en el Colegio Nuestra Señora de la Merced de Madrid. La Asociación de Padres y Madres (AMPA) de este colegio está ayudando activamente a los alumnos de Bachillerato en esta etapa de su vida, en la que van a tomar una de las decisiones más importantes de todas sus vidas. La decisión más importante hasta este momento: van a decidir su futuro profesional.

Además de la elección que haces sobre la persona con la que decides compartir tu vida y la decisión en la que eliges si te vas a involucrar en el precioso camino de tener hijos y compartir tu vida con ellos, esta decisión marcará el rumbo de tu vida.

Tony Robbins, coach y motivador, dice que la mayoría de la gente sobrestima lo que puede lograr en un año, y subestima lo que puede lograr en una década.

Esta decisión determinará los siguientes 50 o 60 años de tu vida. ¿Cómo te preparas para tomarla?

En los años que llevo investigando sobre este tema me he dado cuenta de muchas cosas.

  • Nadie quiere asumir este tema

En el colegio te orientan para que elijas la rama, la opción o el itinerario que te toca elegir. Normalmente el factor que más influye son tus notas.

  • Factores externos:

Son tus decisiones, no tus condiciones, las que determinan tu destino”. (Anthony Robbins)

Los alumnos creen que para poder tener éxito o para poder llegar a ser un gran embriólogo, un empresario de prestigio o un informático que despunta, debes tener suerte, debes contar con contactos, has de tener dinero o estudiar en una universidad de prestigio. Todo para no asumir la responsabilidad y tomar las riendas de tu vida. Buscando siempre alguien o algo exterior a ti que te de la solución.

  • Limitaciones

El mayor límite que tienen hoy los alumnos son los propios límites que se ponen ellos. Yo no puedo. Yo no soy capaz. Son las respuestas más frecuentes cada vez que hablo con ellos. También alegan que Steve Jobs sólo hay uno o que no estamos en Estados Unidos.

Pensando así, ¿qué vas a lograr?

Identifica tus problemas pero da tu poder y energía a las soluciones”. (Anthony Robbins)

  • Falta de tiempo

He visto que nadie tiene tiempo. Parece la frase de moda desde hace unos años: “no tengo tiempo para nada”.

Si no tienes tiempo para ti, ¿quién lo va a tener?

El tiempo es igual para todos: 24 horas cada día, 365 días cada año (salvo los bisiestos). En qué lo emplees tú es tu decisión.

  • Buscar a alguien que tome tu decisión

Céntrate en a dónde quieres ir, no en lo que temes” (Anthony Robbins)

Nos da tanto miedo, nos encontramos tan perdidos…. Y a la vez encontramos tantas personas dispuestas a ayudarnos y a decirnos lo que tenemos que hacer que, ¡qué fácil es dejar que sea tu padre, tu madre o tu profesor el que tome la decisión!!

¿Es así?

¿Conoces a alguien que estudie una carrera porque otro se lo ha aconsejado?

Tu destino se forma con tus momentos de decisión”. (Anthony Robbins)

  • No es importante

Todo esto me lleva a una conclusión: no le damos importancia. O al menos no la importancia que tiene.

¿Realmente te has parado a pensar las consecuencias que tiene esta decisión en el resto de tu vida?

Lo que podemos o no podemos hacer, lo que consideramos posible o imposible, raras veces se encuentra en función de nuestra verdadera capacidad, sino que se trata más bien de una función de nuestras creencias acerca de quiénes somos”. (Anthony Robbins)

Esta decisión determinará los siguientes 50 o 60 años de tu vida. ¿Cómo te preparas para tomarla? 

No es lo que conseguimos, sino en lo que nos convertimos y en qué contribuimos lo que da significado a nuestras vidas”. (Anthony Robbins)

¿Por qué no tomamos una buena decisión?

A veces buscamos una crema que nos quite los granos que nos han salido en lugar de pensar y darnos cuenta de los que hemos estado comiendo las últimas semanas.

O buscamos una pastilla que nos quite el dolor de estómago o el dolor de cabeza. Y no nos paramos a pensar qué nos produce ese dolor. O puede que estés suspirando para que te toque la lotería porque te encuentras atrapado en un sinfín de gastos que te quitan el sueño y el dinero que tienes nunca es suficiente.

¿Qué hemos hecho para llegar hasta aquí?

Evitamos afrontarlo, o simplemente lo aplazamos. Nos da vértigo y no queremos atrevernos. Pero, necesitamos afrontar esta situación. Necesitamos enfrentarla, sincerarnos con nosotros mismos, hacernos preguntas, muchas preguntas, buenas preguntas. Ver las opciones que tenemos, valorarlas y, siendo valientes, tomar nuestra decisión.

Primera pregunta: ¿Cómo quieres que sea tu vida en el futuro?

Para responder la pregunta: debes tener claro qué es éxito para ti. Cómo considerarás que has logrado el éxito tú.

El éxito es hacer lo que tú quieres, cuando tú quieres, donde tú quieres, con quien tú quieres, todo el tiempo que quieres” (Anthony Robbins)

Quizá para ti tener éxito no incluye abandonar el colegio en Secundaria, pero a Rafa Nadal le permitió llegar hasta donde se encuentra hoy en día.

O puede que para ti tener éxito sea conseguir varias casas, una mansión con coches de lujo y millones de euros en el banco. Esto no es lo que motivó a la Madre Teresa de Calcuta.

Tu madre, tu padre y tu profesor han hecho con su vida lo que han querido. Tú debes hacer lo que tú quieres con tu vida, es tuya.

¿Cómo quieres que sea tu vida en el futuro? 

Somos lo que somos porque primero lo hemos imaginado” Donald Curtis

No puedes dar en el blanco si no sabes cuál es”. (Anthony Robbins)

La respuesta será la suma de las decisiones que tomes para lograrlo. El quid de la cuestión no es la rama que quieres elegir, ni la carrera que quieres estudiar. Lo primero y más importante es que elijas en qué quieres trabajar, de qué quieres trabajar. Lo demás está determinado por esta primera y primordial decisión.

Como te decía al principio, es una de las 3 decisiones más importantes que vas a tomar en tu vida.

Una de las razones por las que pocos de nosotros alcanzamos lo que realmente deseamos, es que nunca dirigimos nuestro foco de atención hacia un punto concreto; nunca concentramos nuestro poder”. (Anthony Robbins)

Y para que sea una buena decisión debes contar con ayuda.

Ya sabes que vas a encontrarte con muchas personas dispuestas a ayudarte y a decirte lo que tienes que hacer. Escúchalas, valora su entrega y su amor por ti y agradéceselo, lo hacen porque te quieren y quieren ayudarte, quieren lo mejor para ti.

Además de ellos es importante que busques personas que te ayuden de otro modo, desde su experiencia. Los Mentores.

¿En qué clase de persona tendré que convertirme para alcanzar todo lo que deseo?” (Anthony Robbins)

¿Por qué elegir un Mentor?

Por qué vivir una vida ordinaria, cuando se puede vivir una vida extraordinaria”. (Anthony Robbins)

Porque te implicas en tu decisión y empiezas a dirigir tu vida.

Porque conoces a alguien que ya lo ha logrado.

Porque conoces la realidad de un trabajo. Dejas de imaginarte cómo es o de ver películas o series de abogados, médicos, cocineros o domadores de caballos y alguien de carne y hueso te cuenta cómo es ese trabajo en la realidad del día a día.

Porque descubres diferentes caminos para llegar a tener ese trabajo. Un Mentor no sólo te habla de su experiencia, en su camino ha coincidido con muchas personas que han seguido otros caminos.

Un Mentor te cuenta su vida, su experiencia, cómo ha llegado hasta allí y cómo otros lo han logrado o cómo lo haría si fuera tú hoy.

No hay grandeza sin una pasión para ser grande, tanto si se trata de la aspiración de un atleta o un artista, un científico, un padre o un hombre de negocios”. (Anthony Robbins)

Porque tú puedes hacerle preguntas. Si quieres buenas respuestas, plantéale buenas preguntas.

Porque te aseguras si ese trabajo es para ti o no. Una cosa es tener idealizado un trabajo por lo que te han contado, por lo que has imaginado o por lo que has visto y otra diferente es escuchar a alguien que te cuenta cómo es en realidad. Cuando esto ocurre tienes elementos de juicio suficientes para saber si vas a querer realizar ese trabajo o por el contrario tomas la decisión de eliminarlo como una posible opción.

Porque aclaras dudas. Y eso te da descanso, paz y tranquilidad.

Porque te ahorras disgustos. Imagina cómo te sentirías si estudias una carrera y cuando la terminas encuentras trabajo y allí te das cuenta que no quieres trabajar de eso.

Porque ahorras tiempo. Cuando tu decisión es consciente y querida empiezas mucho antes a construirte el futuro de tus sueños y ahorras muchos años de intentos y fracasos.

Porque ahorras dinero. No vas a estudiar una carrera para abandonarla el primer o el segundo año o incluso para no utilizarla nunca. No vas a apuntarte a un curso que no te va a valer para nada. No vas a dar tumbos de un curso a otro para saber qué es lo que quieres. Al tener claro tu objetivo, siempre buscarás el camino más recto hasta conseguirlo.

Porque consigues atajos. El Mentor te cuenta cómo se ha desarrollado su vida y las elecciones que ha tomado para llegar hasta donde está. Cuáles le han ralentizado y cuáles le han catapultado. Te cuenta los atajos que ha hecho y los que han hecho otros.

Porque evitas errores. También te cuenta las equivocaciones que ha tenido, los grandes errores cuando eliges y los errores propios del camino de su trabajo y su profesión. A veces aprenderás de ellos y otras no, pero en cualquier caso toma nota. Conocerlos te ayudará.

Puede que te preguntes que si tu padre es abogado y tú quieres ser abogado, ¿por qué elegir tú un Mentor? ¿Para qué te sirve a ti un Mentor?

Y estarás en lo cierto, al menos en parte. Si tienes un familiar o un amigo o conocido que tengan esa profesión o trabajen de eso, no lo dudes: pídeles que compartan contigo un poco de su valioso tiempo y que hagan de tu Mentor. Si con esa sesión aclaras todas tus dudas genial. Si sientes que necesitas más ayuda coge un Mentor y contrasta sus respuestas y sus trayectorias. Tener la posibilidad de preguntar a más de una persona te ayudará aún más.

¿Cómo elegir el Mentor?

Tu vida cambia en el momento en que tomas una decisión nueva, congruente y comprometida”. (Anthony Robbins)

Depende. Una respuesta muy gallega dirían algunos. Pues depende de lo que estés buscando y de lo que quieras.

Hay dos tipos de Mentores: los que te ayudan a aclarar si su profesión es para ti o no. En este caso lo mejor es que busques el Mentor que esté desarrollando el trabajo o profesión que crees que quieres desarrollar.

También hay Mentores Generales. Son personas que han tenido mucho éxito, han llegado muy lejos y escuchar su trayectoria, además de ser un absoluto placer, te abre la mente y te muestra posibilidades que ni siquiera habías contemplado.

Son personas de las que podrás extraer mucha sabiduría. Han llegado tan lejos gracias a su trabajo, a su tesón y a que tenían claro su objetivo. En ese camino han tenido grandes experiencias que compartirán contigo y te ayudarán.

Escuchar a Rafa Nadal y las circunstancias que ha tenido hasta llegar donde hoy está te valdrá aunque no quieras dedicarte al tenis. Ni siquiera al deporte. Sus experiencias enseñan por sí mismas.

¿Cómo te ayuda un Mentor?

Desde su experiencia y su sabiduría.

El Mentor te da su visión, su perspectiva, y te relata sus aprendizajes. Lo que exprimas y adquieras de ellos son tu elección.

Es como hacer un viaje al futuro y contemplar cómo estarías si tuvieras éxito en ese trabajo. Y desde ahí contemplar si te gusta lo que ves y si te sientes feliz.

Mira a tu alrededor. ¿Estás contento con lo que ves? ¿Cómo te sientes?

¿Estás satisfecho con tu vida?

¿Cómo es una sesión con un Mentor?

Depende, de nuevo la respuesta gallega.

Si es una sesión individual puedes elegir si quieres que te responda las preguntas que tienes, si lo que quieres es que te cuente su trayectoria o si prefieres ambas: que primero te cuente su camino y después le preguntas lo que quieres.

Si la sesión es colectiva, como en el caso de los colegios, tiene dos partes: en la primera parte el Mentor expone su trabajo y su trayectoria, cómo ha llegado hasta allí.

En la segunda parte se abre el debate y los participantes hacen todas las preguntas que necesitan.

Antes de escuchar a tu Mentor.

No sólo tienes que decidir con qué resultados quieres comprometerte, sino también la clase de persona que te comprometes a ser”. (Anthony Robbins)

Para sacar el máximo provecho a la sesión con un Mentor es recomendable hacer un trabajo previo.

La voluntad de preparación de la oportunidad genera la descendencia que llamamos suerte”. (Anthony Robbins)

Inicialmente un trabajo de investigación. Saca tu vena curiosa y busca todo lo que puedas de esa persona. Busca en Google, en LinkedIn, en YouTube si hubiera vídeos, mira su perfil de Facebook y el de Instagram. Averigua si tiene algún blog y si lo tiene investiga lo que cuenta en él. En este proceso toma notas.

Una vez lo tengas hecho lee las notas que has ido anotando y ordénalas.

Coge papel y bolígrafo y empieza a pensar qué te gustaría saber que no has conseguido averiguar en tu proceso de búsqueda. Apunta todas las preguntas que te vengan a la mente. No las juzgues, simplemente apúntalas.

Las preguntas de calidad crean una vida de calidad” (Anthony Robbins)

Después déjalo reposar un día o dos. Y vuelve a leer las notas que apuntaste y las preguntas. Deja las que quieras y descarta las que no te convenzan. Y ordénalas pensando que si sólo pudieras hacerle una pregunta, ¿cuál sería? Y si fueran dos, ¿cuáles elegirías?

Siempre es aconsejable llevar las preguntas preparadas con antelación. Es cierto que cuando le escuches te surgirán nuevas preguntas pero sabrás si son más importantes que las que tienes preparadas o no. Así te aseguras que aclararás tus dudas.

Si esto es importante en una sesión individual, en una colectiva es imprescindible. Muchas preguntas que lleves preparadas coincidirán y habrá que descartarlas. Del resto es posible que sólo tengas la oportunidad de hacerle una pregunta, por eso es importante que sea la que más te interesa a ti.

En la vida, mucha gente sabe qué hacer, pero pocos hacen lo que saben”. (Anthony Robbins)

Todo esto te demuestra lo IMPORTANTE que es no preocuparte sino ocuparte de decidir y elegir bien. Invertir tiempo y recursos antes de tomar una decisión inevitablemente te beneficiará y te catapultará a tener éxito en aquello que decidas.

No es lo mismo tener claro que quieres ser empresario en el sector aeronáutico y encaminar todas tus acciones a conseguir ser el mejor empresario aeronáutico: estudiar empresariales, luego un MBA en una universidad especializada, el Master of Business Administration in Aviation degree en Florida, mientras haces unas prácticas y aprendes cómo funciona la gestión de una empresa aeronáutica en la realidad. Y tras 5 años trabajando unirte con 3 compañeros y crear una empresa para gestionar los repostajes de los aviones comerciales.

No es lo mismo que estudiar empresariales porque no te cierra puertas, luego buscar trabajo en una multinacional para tener seguridad, como no lo encuentras decides hacer un MBA y cuando lo finalizas buscas de nuevo trabajo hasta que, por un amigo de tu padre, consigues unas prácticas en una farmacéutica y terminas de comercial de un producto novedoso para combatir la fatiga, trabajando 9 horas al día de lunes a viernes y contestando correos los fines de semana y vacaciones.

No es lo mismo.

No vas a ser igual de feliz.

No vas a tener el mismo éxito.

Tu futuro no se presenta igual de atractivo.

Si hubieras tenido una sesión con un Mentor tus dudas se habrían disipado y hubieras descartado o no estudiar empresariales.

En el Colegio Nuestra Señora de la Merced de Madrid han apostado por sus alumnos. Han decidido invertir ayudándoles a elegir su futuro profesional, su trabajo, y por lo tanto la carrera que elegirán para conseguirlo.

Este año irán 3 Mentores: Marta Ariza, Carlos Puig Sagi-Vela y Nacho Navarro Reus.

Todos son un ejemplo a seguir, cada uno a su manera.

Marta Ariza les va a mostrar cómo ha ido construyendo su camino, un camino tan novedoso que ni siquiera hoy hay un grado universitario oficial que te prepare para trabajar como ella. También podrás aprender cómo se arriesgó y se presentó en una ciudad diferente para hablar con un Mentor: alguien que le ayudó a comprobar si el trabajo que se estaba planteando era para ella o lo tenía que descartar.

Con Carlos Puig Sagi-Vela los alumnos aprenderán:

  • Que no sólo tienes un trabajo en la vida.
  • Que hay personas que tienen talento para hacer varias cosas simultánea y sucesivamente.
  • Cómo logras el éxito cuando sigues tu pasión.
  • También aprenderán la importancias de la generosidad y de enseñar lo que sabes.
  • Cómo actuar a pesar de no tener el apoyo de tu entorno.
  • Entre otras cosas.

Nacho Navarro Reus será el último Mentor. Si te digo que de profesión es Agile Coach, ¿sabes de qué te estoy hablando?

Enmarcada en el ámbito de la informática, es una profesión de presente, pero sobre todo de futuro. Nacho Navarro, que actualmente trabaja en el ámbito de la Inteligencia Artificial (AI) y Big Data, ha pasado de ser empresario a ser empleado, ha estudiado en la Universidad y un Grado Superior de Formación Profesional.

Si quieres conocer más de estos u otros Mentores, visita nuestra web: http://yourbestyou.es/mentores.html