/MI TESORO….

MI TESORO….

Imagina que te meten en un barco y el barco empieza a navegar. El barco se adentra en el océano y llegas a alta mar. Miras a tu alrededor y sólo ves agua, mires por donde mires sólo hay agua.

¿Cómo sabrías donde estás?

“Si un hombre no sabe qué puerto busca, cualquier viento es bueno” Séneca

 

Quizá respondas que sacarías el móvil y pondrías Google Maps u otra aplicación que te sitúe.

Está bien, es útil, práctico y rápido. Así fácilmente sabrás donde estás y podrás descubrir dónde quieres llegar.

Pero imagina que no hay cobertura. Es más. No hay móviles.

El barco en el que te has instalado viaja a través del tiempo y te ha llevado 200 años atrás, cuando los barcos eran de madera, no había teléfonos y mucho menos móviles, ni consolas, ni televisión ni ordenadores.

Estás en un barco, de madera, en mitad de… ¿quién sabe dónde?

¿Cómo podrías averiguarlo?

"Sólo quiero saber qué camino debo tomar" le preguntó Alicia al gato de Cheshire.

"Pues depende a dónde quieras ir tú", respondió el gato. 

"Eso no importa"

"Entonces realmente no importa el camino que escojas". 

Alicia en el País de las maravillas 

https://youtu.be/ha9b0c4ggZI?t=72

 

Exacto. Una brújula sería tu mejor aliado.

Pero, ¿hacia dónde irías?

En teoría tienes 4 opciones: norte, sur, este u oeste. Podrías echarlo a los dados. O podrías ir cada día hacia una dirección. O mantener el rumbo una semana. Y así hasta que encuentres algo interesante.

Si no tienes un destino, ¿hacia dónde vas?

Cuando tu destino es claro elegir la dirección es fácil. Coges un mapa y, marcas dónde estás e identificas tu destino. Así cada día puedes levantarte y trazar el camino que te llevará hasta allí.

Pero cuando tu destino no es claro puedes vagar hasta hacerte viejo. Hay un estudio que ha comprobado que si pones un barco en mitad del mar sin brújula termina haciendo círculos. Siempre.

La vida es algo parecido.

Tienes 14 o 15 años y te dicen que tienes que elegir itinerario y optativas. Llegas a Bachillerato y de nuevo igual: elige entre el Tecnológico, el de Sociales, de Artes, de Salud o el de Humanidades.

Terminas y haces selectividad o EVAU y de nuevo te toca elegir: esta vez con un elenco de escándalo, si decides estudiar una carrera tienes casi 3.900 alternativas para elegir sólo entre los Grados universitarios oficiales.

Y, ¿qué hacemos?

Una mayoría de veces terminamos virando en círculos.

Una cosa es lo que hacemos, otra lo que deberíamos hacer y otra lo que queremos hacer.

Empecemos por lo que queremos hacer. ¿Lo sabes?

La gran mayoría no sabe qué quiere hacer. De los estudiantes que comienzan en la universidad un tercio cambia de carrera el primer año y casi otro tercio no la termina nunca. Según los datos de un estudio realizado por Círculo Formación entre una muestra de 17.800 estudiantes, el 79% de los alumnos de Bachillerato no tienen clara la carrera universitaria que quieren cursar al terminar el colegio.

Entonces, ¿qué es lo que hacemos?

Habitualmente elegimos por descarte. Para  librarnos. En la ESO y Bachillerato lo que ansías de todo corazón es librarte del profe o de la asignatura de la que no puedes más.

¿Está mal este sistema?

¿Qué deberíamos elegir? ¿Cómo decidir?

Para elegir BIEN en mayúsculas necesitas un destino al que llegar. Si no, vas sin rumbo fijo y terminas haciendo círculos. Y no creo que tengas como objetivo dar vueltas en círculos.

Como en el barco, necesitas tu mapa y dos señales: una que te sitúe donde estás y otra que te guíe a tu destino, donde has situado tu tesoro. Para que sepas si vas hacia tu objetivo o te estás desviando y así puedas corregir el rumbo.

En la vida sólo unos pocos privilegiados saben en lo que quieren trabajar.

Porque en esta vida, todas las elecciones que haces, desde el colegio y luego en la universidad, son para trabajar después. En la elección del trabajo, de nuevo, lo habitual es elegir por descarte o buscando seguridad: según los últimos estudios el 70% quiere ser funcionario o trabajar en una gran empresa que te de estabilidad (Informe sobre el futuro laboral de los jóvenes españoles elaborado por la Fundación AXA, GAD3 y Educa 20.20 elaborado a más de 12.000 estudiantes de entre 16 y 19 años de todas las Comunidades Autónomas).

Pero no saben qué funcionario quieren ser, sólo buscan seguridad y estabilidad. Teniendo tan claro que quieres ser funcionario, la mayoría no elige una carrera que le prepare mejor para la oposición que quiere hacer, sino que eligen una carrera “que no te cierre puertas”.

Cuando tienes tu meta clara y sabes dónde estás, abres tu mapa y te sitúas, ves hacia dónde vas, si te estás acercando o alejando de tu objetivo.

Sin embargo, en un mundo en el que las elecciones y decisiones que tomamos son por descarte, los resultados acompañan. Según una encuesta de Gallup más del 87% declara que no le gusta su trabajo. Encuesta hecha a más de 25 millones de trabajadores de 189 países.

¿Quieres que te guste tu trabajo?

¿Quieres ser feliz en tu trabajo?

Es fácil que vayas a trabajar 50 años en tu vida. Una buena inversión de tiempo hoy para descubrir tu vocación y tu destino te ahorrará mucho. Mucho tiempo. Muchos disgustos. Muchos quebraderos de cabeza. Muchos nervios. Mucha indecisión.

Y te proporcionará FELICIDAD

Apuesta por ti.

Decide tener tu meta clara. Encontrarás Tu Tesoro. 

En YourBestYou te ayudamos a encontrar tu meta. Ponemos a tu disposición un servicio de Mentores que te contarán su trabajo y a los que podrás preguntar, de manera personalizada, todas las dudas y consultas que tengas y así averigües si un trabajo puede ser tu meta o no. http://yourbestyou.es/mentores.html

“Si quieres ser feliz, átate a una meta” Albert Einstein.
“Todos aquellos que han logrado grandes cosas tuvieron grandes objetivos, fijaron su mirada en una meta que era alta, una que algunas veces parecía imposible”
Orison Swett Marden