/ME TOCA ELEGIR CARRERA: ¡AYUDA!!!

ME TOCA ELEGIR CARRERA: ¡AYUDA!!!

Tu último año. Te invade la angustia. Además de la presión de las notas, este año te toca elegir. Sí o sí.

Todo el mundo con la misma preguntita: ¿ya lo sabes? Al final, ¿qué vas a hacer?

Sientes que todos lo tienen claro. Tú no. No todavía.

Más presión.

¿Qué haces?

¡Exacto! Pedir ayuda.

¿A quién pides ayuda?

Hoy quiero detenerme a reflexionar a quién pedimos ayuda cuando nos toca elegir qué estudiar.

“Escuchad el consejo del que mucho sabe; pero sobre todo escuchad el consejo de quien mucho os ama”.  

Arturo Graf, escritor y poeta italiano.

La primera respuesta es fácil: a tus padres. Cada uno tenemos unas circunstancias diferentes, pero hablando en general, a quien primero pedimos ayuda cuando algo nos inquieta o nos preocupa es a nuestros padres. Y cuando nos toca elegir qué estudiar no es una excepción, en general son las primeras personas a las que acudes en busca de ayuda. O de auxilio en los casos desesperados 😉

No hay duda de que tus padres son las personas que más te ayudarían. Sin duda. De hecho, tienen tantas ganas de ayudarte que pueden llegar a agobiarte.

Es cierto ese dicho de que darían la vida por ti si llegara el caso. Y todo por las ganas que tienen de ayudarte y de darte lo mejor. Cierto.

Pero, ¿pueden ayudarte?

¿Son las personas más apropiadas para ayudarte cuando te toca elegir qué estudiar?

Intención e interés no les falta. De eso no hay duda.

¿Y conocimientos?

¿Saben cómo funcionan las carreras hoy?

Si te decides a estudiar una, ¿saben dónde puedes cursarla?

¿Y las diferencias con otras universidades donde también se imparte?

¿Y los elementos importantes cuando hay que elegir entre una u otra?

No soy producto de mis circunstancias. Soy producto de mis decisiones”. Steven Covey

 

A finales de 2007 hubo un cambio en la educación universitaria en España (Real Decreto 1393/2007, de 29 de octubre, por el que se establece la ordenación de las enseñanzas universitarias oficiales). Desde entonces ya no es el Estado el que establece los títulos universitarios oficiales que se pueden impartir ni en qué universidades se pueden ofertar.

Ya no hay un catálogo de títulos.

Desde 2008 son las universidades las que planifican y diseñan los títulos que quieren ofrecer. Presentan su propuesta al Ministerio de Educación o al Ministerio que lleve el ámbito universitario, hoy el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades. Y es el Ministerio el que, tras analizar la viabilidad y conveniencia del proyecto, le da el visto bueno y le permite ofertar el título presentado.

Este nuevo modelo que ha traído la adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior ha supuesto muchos cambios, no sólo el modo en el que se crean los títulos universitarios oficiales.

Antes, cuando había un catálogo de títulos, si elegías una carrera, daba igual dónde la cursaras, en todas las universidades tenía en mismo número de años y tenías las mismas asignaturas en cada curso. Ya no.

La primera consecuencia es que si por ejemplo decides estudiar Derecho, te encuentras con un abanico de posibilidades grandísimo. No sólo por dónde puedes estudiarlo. Para este curso académico 2018-2019 hay 84 universidades: 52 públicas y 32 privadas. De esas 84 universidades, 51 son posteriores a 1980 y 45 a 1990. También porque hay muchas más posibilidades para estudiar. Hoy tendrías más de 75 posibilidades de centros donde elegir si te decides a estudiar el Grado en Derecho. Y tendrás que elegir si cursar sólo Derecho o algún Grado doble que contenga Derecho. Si lo vas a estudiar en castellano o en inglés. Si lo vas a hacer presencial o a distancia. O si te decides por especializarte desde el inicio y estudias un Grado en Derecho Marítimo.

Otro efecto ha sido el de la duración de los estudios universitarios. Antes había títulos universitarios oficiales de 3 años y de 5 años. La mayoría, el 55%, optaba por las carreras de 5 años. Hoy la división es por ciclos: con títulos de Grado que, por regla general, tienen una duración de 4 años, títulos de Máster, que suelen variar entre uno y dos años; y el Doctorado.

Además, si eliges estudiar un Grado en Derecho, también tendrás que mirar el plan de estudios que tenga cada uno. Es decir, las asignaturas que se dan en cada curso académico.

Y es que, desde la implantación del Plan Bolonia, cada universidad, al presentar su proyecto, incluye las asignaturas que quiere dar, la duración que van a tener, si las van a dar en primero o en tercero, si tendrán prácticas o no, y si las dan, cuántas tendrás, los sistemas de evaluación de cada asignatura, etc. Y todo será diferente en función de la universidad donde estudies el Grado en Derecho.

La diferencia es muy significativa, y se ve claramente en las carreras que son habilitantes; esas que te permiten ejercer una profesión, como abogado, arquitecto o ingeniero. Con el mismo título, si estudias el Grado en la Universidad X estarás habilitado y si lo estudias en la Universidad T no tendrás habilitación profesional.

 

“Pídeles consejos a los viejos y a los jóvenes, pero sigue tu propio sentido común”. Proverbio árabe

 

Los Padres

Todo esto venía porque las primeras personas a las que les pides consejo es a tus padres, ¿es así?

Pues tus padres estudiaron con otro sistema. Tenían reglas del juego distintas.

Es como si antes se jugase a baloncesto y ahora jugásemos a fútbol. No coincide ni la ropa, ni el terreno, ni el balón, ni las reglas, ni …

Antes había pocos estudiantes que llegaban a la universidad: en el curso 1974-1975 había 468.526 estudiantes. En el curso 2016-2017 esa cifra se ha más que triplicado, llegando hasta casi el millón y medio de estudiantes universitarios, en concreto 1.492.206.

Antes había 56 estudios universitarios oficiales de ciclo largo (5 o más años) y 60 de ciclo corto (3 años). Ahora en España hay casi 3.900 títulos de Grado, más de 8.900 de posgrado: más de 3.800 títulos de Máster oficial y más de 5.000 títulos propios de posgrado, y casi 1.400 títulos de Doctorado.

Antes el gran elemento diferenciador era el profesor que impartía la asignatura. Hoy los factores se han multiplicado. Los profesores siguen teniendo un papel principal, pero también la metodología, la duración de la asignatura, el idioma en el que se imparte, si tienen prácticas o no, si es presencial, a distancia o semipresencial, etc… Desde 1972 ya se puede estudiar a distancia en España.

¿Saben tus padres cómo funciona la universidad hoy o te aconsejan teniendo en cuenta lo que ellos vivieron hace años, cuando estudiaron ellos?

¿Y conocen cómo está hoy el mercado laboral?

Seguramente conocen parte del mercado laboral donde ellos trabajan. E incluso preguntarán a familiares o amigos sobre el mercado laboral en el que tú muestres interés.

Pero al final te hablarán de lo que saben y pueden hablarte. Y eso no es más que una parte de cómo está hoy el mercado laboral.

Y lo habitual es que cuando hables con ellos de elegir tu carrera, te hablen desde sus experiencias y con sus miedos. Sé capaz de filtrar sus respuestas. Lo que les ha ocurrido a ellos es pasado y además es suyo, no tuyo.

Otro colectivo al que solemos pedir ayuda lo encontramos en el colegio: los profesores.

De ellos hablaremos en nuestro próximo post. Te dejo una última reflexión antes de finalizar.

“Porque nadie puede saber por ti. Nadie puede crecer por ti. Nadie puede buscar por ti. Nadie puede hacer por ti lo que tú mismo debes hacer. La existencia no admite representantes”. Jorge Bucay