/EL FUTURO DE LA EDUCACIÓN O LA EDUCACIÓN DEL FUTURO

EL FUTURO DE LA EDUCACIÓN O LA EDUCACIÓN DEL FUTURO

Nuestro sistema educativo comenzó hace poco tiempo, me refiero al sistema tal como lo conocemos ahora. Un sistema donde cada 50 minutos aproximadamente cambias de materia, con clases obligatorias hasta una determinada edad, en las que compras unos libros y el profesor explica las lecciones y pone deberes para casa y evalúa a través de exámenes.

Este sistema se implanta ante la llegada de la revolución industrial y básicamente por un aspecto práctico: necesitaban que la población fuera útil en el trabajo.

Me explico: hasta entonces la gran mayoría de la población trabajaba en el campo, no sabían leer ni escribir. Llega la revolución industrial y con ella todas las fábricas; para poder trabajar en una fábrica las personas necesitan saber leer, escribir sumar y restar.

Y, ¿cómo consigues que la gran mayoría de la población to logre?

El sistema educativo hasta entonces estaba reducido a una minoría que podía permitirse contratar una institutriz para la educación de sus hijos. Este sistema no podía exportarse a todas las demás personas., por falta de recursos económicos y personales: no había suficientes institutrices ni personas que pudieran permitirse ni que sus hijos dejaran el trabajo en el campo ni pagar una escuela.

Se decidió entonces establecer la obligatoriedad de la educación hasta una determinada edad en las escuelas y en ella se capacitaba a todo el mundo para que al terminar el colegio supieran al menos sumar, restar, leer y escribir.

Gracias a la implantación de este sistema se consiguió que la gran parte de la población activa tuviera las cualidades y las capacidades necesarias para trabajar teniendo en cuenta las innovaciones de la época.

A lo largo de los años este sistema ha tenido diversas modificaciones, en los años obligatorios de escolarización, en las materias y sus contenidos, etc. Para ir adaptándose a los avances que iban sucediéndose, y ha derivado en que hoy en día en España la mayoría de las personas comienzan el colegio a los tres años y terminan en la universidad cursando un Grado universitario. Lo que permitió que la población activa tuviera los conocimientos y las habilidades requeridas para la época.

Sin embargo, desde hace varios años este sistema no funciona. Los avances se producen a una velocidad vertiginosa y el sistema, en su esencia, no ha cambiado.

Los resultados objetivos no dejan lugar a dudas al respecto, por ejemplo: hay una tasa de abandono de los estudios universitarios de 34,5% con una tendencia ascendente en los últimos años. España es el tercer país de la OCDE con más paro juvenil y el segundo con la tasa más elevada entre los titulados superiores. O el hecho de que el ritmo de contratación de jóvenes ha caído un 1,2% al año desde el 2010, pese a la recuperación económica y del empleo.

Estos datos revelan con claridad que el sistema, tal como está planteado, no está funcionando. No se están obteniendo los resultados esperados. Y nuevos avances nos acompañan cada día: no podemos obviar todos los cambios de esta revolución tecnológica o revolución del conocimiento y sus consecuencias a medio y largo plazo en el mundo laboral. La Inteligencia Artificial ya es un hecho, y es imparable.

Ya en 2013 los profesores Carl Benedikt Frey y Michael Osborne, de la Universidad de Oxford han señalado que: “La fusión de la robótica, las tecnologías de la información y la inteligencia artificial van a tener un impacto devastador en el mercado laboral”

Profesores investigadores del aprendizaje automático de las universidades de Oxford y de Yale han presentado las conclusiones de su estudio en 2017 y exponen que creen que hay un 50% de probabilidades de que la inteligencia artificial supere a los humanos en todas las tareas en 45 años,  y de automatizar todos los trabajos humanos en 120 años, para 2137.

Esta tendencia, bautizada con el nombre de desempleo tecnológico en 1930  por John Maynard Keynes, no es el contenido de una nueva película de ciencia ficción, es la realidad, nuestra realidad. Y nos afectará a los mayores y a los más jóvenes. Esto no hay quien lo pare. “Nos está afectando una nueva enfermedad de la que muchos lectores no habrán oído hablar, pero de la que van a oír hablar en los próximos años: se llama desempleo tecnológico” John Maynard Keynes

Entre 1993 y 2007 el número de robots industriales se multiplicó por cuatro.

Según los estudios del MIT, del turco Daron Acemoglu y el colombiano Pascual Restrepo, los robots industriales han reducido el empleo y los sueldos entre 1990 y 2007: cada robot introducido en una economía local por cada 1.000 habitantes reduce empleo en 0,37 puntos: 6,2 empleados por robot, y hace que los salarios caigan entre un 0,25% y un 0,5%.

En los mercados laborales modernos vamos a convivir con robots cada día más. Para tener un buen trabajo en esta época y ser competitivos no podemos seguir utilizando las reglas de un sistema que está totalmente demostrado que no funcionan.

Un sistema educativo basado en la memorización no tiene ningún sentido hoy.

Tenemos que formarnos con vista a futuro, no a pasado.

Ya no podemos seguir la dinámica de ir al colegio, luego a la universidad y buscar empleo. Esto hace tiempo que ya no funciona.

Es necesario introducir un cambio.

¿Quieres triunfar?

No hagas lo que ya es un fracaso seguro: salte de ahí. Mira al futuro.

La mecanización agrícola acabó con muchos puestos de trabajo en el campo, pero creó muchos otros en las ciudades. Cientos de profesionales ven cada día cómo sus trabajos son realizados por robots o por empresas de internet con muy pocos ordenadores y empleados. Ejemplos hay muchos: agencias de viajes, empleados de banca, telefonistas, obreros industriales, albañiles, etc

Y en la escuela, también nos esperan cambios. Hemos pasado de un sistema de educación para un pequeñísimo sector de la población muy privilegiado a una educación al alcance de cualquiera. Hace ya algunos años que cientos de profesores en todo el mundo suben sus clases online, en abierto y resuelven las dudas online. Con este escenario, en 5 o 10 años, ¿seguirán los profesores dando clases tal como las conocemos hoy? ¿Seguirán existiendo los colegios?

Una cosa es clara: los empleos están cambiando, al igual que sucedió con la llegada de la revolución industrial, unos los harán los robots, como las lavadoras que sustituyen a las antiguas lavanderas, y otros nuevos se crearán. No sabemos ni podemos predecir los empleos que van a surgir en 5, 10 o 20 años ni todos los que van a hacer los robots.

Ten clara una cosa: tú vas a trabajar en el mundo laboral de dentro de unos años, no en el de ahora. Y ese mundo va a estar regido por la incertidumbre mucho más que ahora.

Puedes seguir el camino que la gran mayoría hace. Pero eso hace tiempo que NO tiene sentido, conduce a un fracaso casi asegurado.

Entonces, ¿cómo triunfo en ese mundo?, te preguntarás.

Hay un modo inequívoco de tener éxito: elige desde la vocación. Muchas veces nos sentimos tentados y elegimos por las carreras que nos dicen que tienen muchas salidas, que están bien valoradas, que son nuevas o por presión familiar.

Pero todo esto carece hoy de sentido. Todos los trabajos que se puedan automatizar los van a desarrollar las máquinas, los robots. Todos los trabajos mecánicos los harán robots.

Donde nunca podrá sustituir un robot a una persona es cuando alguien está trabajando en su vocación.

Y, ¿cómo encuentro yo mi vocación?, me preguntarás.  ¿Cómo sé que es mi vocación y no me he equivocado?

En YourBestYou te ayudamos.

En YourBestYou ponemos a tu disposición un gran elenco de Mentores Vocacionales(http://yourbestyou.es/mentores.html) que te ayudarán a encauzar tu vida y dirigirla hacia tu éxito. Tanto si estás pensando qué carrera estudiar, como si te estás planteando cursar un Máster o la empresa donde trabajar, un Mentor Vocacional te ayuda a saber qué carrera estudiar para lograr tus sueños, saber qué tienes que aprender, ahorrar tiempo, eliminar errores. Podrás conocer si un trabajo es como tú crees y quieres, y decidirás entonces si es para ti o no.

Pregunta a las personas que ya han llegado donde quieres llegar. Pregunta a quien está en la cresta de la ola, quien sabe las tendencias que vienen, quien te va a ahorrar tiempo, errores y disgustos con sus consejos.

Haz la mejor inversión de tu vida: pregunta a un Mentor.

No lo dudes, apuesta por tu futuro, apuesta por ti.