/¿Por qué creamos YourBestYou?

¿Por qué creamos YourBestYou?

Hola, bienvenid@ a YourBestYou. Tanto si te has metido por curiosear qué es esto de lo que todo el mundo habla, como si ya sabes que nos dedicamos a ayudar a jóvenes a encontrar su vocación y eres uno de ellos, estás en el sitio correcto.

Quizá quieras saber por qué creamos YourBestYou.

Bien, este relato te lo ilustrará:

Érase una vez un mundo donde a más del 87% de la población no les gustaba ir a trabajar, sólo unos pocos eran felices en su trabajo. Todos los días, después de desayunar, salían de sus casas para ir a su trabajo. Algunos tardaban 10 minutos e iban andando y otros, como You, tardaban más de hora y media y tenían que cambiar de transporte, primero iban en autobús y luego cogían el tren. Y bien entrada la tarde -y en invierno ya de noche- volvían a sus hogares tras una larga jornada de trabajo. Trabajaban todos los días, de lunes a sábados, algunos incluso los domingos; los más afortunados sólo trabajaban de lunes a viernes. Esperaban toda la semana a que llegase San viernes. Los domingos por la tarde entraban en depresión, sólo podían pensar que al día siguiente comenzaba de nuevo la rutina: a trabajar otra vez. Uffff

Y así se sucedían todas las semanas, día tras día.

Hasta que llegaban ¡¡las vacaciones!! Entonces llegaba la felicidad: no había que levantarse con despertador, podías dedicar tiempo a lo que te gustaba, jugabas, veías películas, salías con los amigos, hacías deporte y a veces ibas a la playa y a la montaña o viajabas y conocías sitios y gente nueva. ¡Wow!!, en vacaciones sí disfrutabas de verdad.

La vida de You no era diferente, salía a las 06:20 de su casa, andaba 10 minutos hasta coger el autobús y cuando llegaba a Madrid, se metía en el metro hasta la parada de su trabajo, con 2 cambios de línea incluidos. Llegaba a trabajar, si todo salía bien, a las 08:00. Comenzaba temprano para salir antes. Solía hacer un descanso a media mañana y paraba para comer de 14 a 15:30, después reanudaba su jornada hasta las 18:00, o al menos en la teoría, porque muchos días no salía hasta las 19:30 o las 20:00, sobre todo cuando había entrega urgente. Y luego le quedaba la vuelta a casa.

You no podía más, cada día se sentía más triste, y le parecía que esa tristeza, era, como si se le fuera acumulando. Sabía que estaba más triste que el año anterior y muuucho más que hacía 10 años. Había perdido su ilusión y las ganas. Ganas de mejorar, ganas de triunfar, ganas, las ganas de casi todo. Estaba cansado, muy cansado.

Cansado y triste.

Y cuando comentaba su estado y su preocupación los demás le reñían: le recodaban que tenía trabajo y un trabajo que a la mayoría les encantaría tener. Y You sabía que era cierto, pero él no era feliz.

Un día todo cambió, empezó a fijarse en la gente, y en su comportamiento, como si fuera un espectador en un cine. Y vio que algunos trabajadores también estaban tristes, como él. Y todos ellos comentaban en las pausas del café lo cansados que estaban y criticaban los horarios, su trabajo, la carga que tenían y lo poco que trabajaban otros, criticaban sus sueldos, a sus jefes….

You también vio que otros trabajadores eran felices, iban felices a trabajar. Cuando hablaban de su trabajo se les iluminaba la cara, y si les preguntabas: ¿qué tal te va? ¿qué tal el curro? Prepárate, podían estar horas y horas contándote las últimas novedades de su sector, lo que habían descubierto, sus planes….

Realmente su trabajo les aportaba felicidad.

Y decidió ser uno de ellos. Y empezó a estudiarles. Empezó a preguntarles, y descubrió que curiosamente, la mayoría destacaban en lo que hacían, en aquello en lo que trabajaban, muchas veces los demás cuando hablaban de ellos les calificaban como “el mejor en”. Y eso les daba ánimo y fuerza para hacerlo cada día mejor.

Y encontró la clave: eran felices porque aquello en lo que trabajaban les gustaba, ¡les encantaba!! Era como si se hubieran enamorado de su trabajo.

Y siguió preguntando e investigando, y se dio cuenta de que todos ellos trabajaban en cosas que se les daban muy bien, en esas cosas que de manera natural hacían mejor que los demás. Las hacían mucho, tenían mucha práctica y habían llegado a tener una destreza superior al resto. Daba igual la disciplina en la que You preguntase, en deportes, en medicina, en un colegio, en servicios, en todos los casos siempre encontraba la misma respuesta: las actividades que hacían en su trabajo se les daban bien “de siempre”, lo único que habían hecho había sido practicarlas mucho, mucho y durante muchos años.

You estaba tan contento con lo que estaba descubriendo que no podía parar de investigar y de preguntar. Y así se encontró contándoselo a todo el mundo, parecía una madre primeriza que lo único que sabe es hablar de su bebé, como si no hubiera en el mundo ningún bebé más.

Y se dio cuenta de que esa necesidad de compartir que había descubierto crecía cada día, necesitaba contárselo al mundo entero, porque, si todos lo supieran…..el mundo sería mejor, estaría lleno de personas que aman su trabajo y eso sería extraordinariamente genial.

Así todo el mundo iría a trabajar feliz y extendería esa felicidad a todos los sitios: cuando fuera en el coche, en el metro, en la compra, en la cola del teatro y esperando en el médico. Y además, nuestro trabajo sería mucho mejor, se multiplicarían las personas que son “el mejor de”

Y además, y además, y además. Pero para eso You se dio cuenta de que necesitaba ayuda.

Así que You decidió ir acompañado y, se unió a otros soñadores que sabían que trabajar en tu vocación revolucionaría el mundo. Así, un pequeño grupo de jóvenes en un garaje comenzaron a idear y a crear. Decidieron llamarse YourBestYou, porque lo que realmente querían era sacar lo mejor que cada uno llevamos dentro para ponerlo a trabajar para los demás. Que, de todas las versiones que puedes llegar a ser, te decidas para llegar a ser la mejor de ti mismo.

Con cada persona que compartían su sueño, recibían la misma respuesta: “eso es imposible”, “eso no se puede”, “las cosas son como son”….Pero no se detuvieron ante eso. Recordaron a muchas personas que recibieron esa misma respuesta: cuando propusieron que la tierra era redonda, o que se podía volar, o que podías hablar con una persona que estuviera a mucha distancia a través de las ondas,  ….. Y a todos les dijeron que era imposible. Y ellos siguieron, y siguieron, hasta que lo consiguieron.

YourBestYou necesita compartir con el mundo que SER FELIZ en el trabajo es IMPORTANTE, es crucial para tener una vida con sentido.